martes, 21 de septiembre de 2010

Corriente en Chorro o jet Stream


Fueron descubiertos hace solo unos años en 1.944, durante los primeros vuelos de altura realizados por los bombarderos Norte Americanos B29 camino de Japón. Son chorros de aire que recorren la tierra y que alcanzan velocidades enormes de hasta 750 kilómetros por hora! Tienen una anchura de entre 100 y 200 kilómetros y un espeso de 4 o 5 kilómetros. En cada hemisferio hay dos coincidiendo con la separación entre la célula polar con la de Ferrel y entre la célula de Ferrel con la de Hadley.
Los dos Jet Stream polares son particularmente fuertes y circulan a unos 10 kilómetros con velocidades medias de unos 450 kilómetros por hora, mientras que los subtropicales lo hacen a unos 15 kilómetros de altitud y menor velocidad, pudiendo debilitarse mucho en algunas ocasiones o incluso desaparecer en algunos momentos durante el verano. Se mueven hacia el Este, es decir los sentiríamos como vientos del Oeste.

Estas bandas de aire no son estáticas y se distorsionan y mueven formando ondulaciones debido a las orografías del terreno, empujados por otras masas de aire y fenómenos acoplados que los físicos meteorólogos todavía intentan explicar y convertir en modelos matemáticos.
¿Se imaginan un chorro de aire ancho como una provincia y a 700 kilómetros por hora? Si se pudiera colocar en ellos unos aerogeneradores, el parque eólico de los Monegros en Zaragoza parecería un juguete de niños!  
Estos fenómenos son fundamentales para entender la formación de los frentes y entender la dinámica  de nuestra atmósfera. Y también de otros planetas. ¿Recuerdan las fotos de Júpiter en las que aparecen bandas de distintos colores? Son simplemente distintas células convectivas separadas a su vez por enormes corrientes de chorro, igual a lo que ocurre en la tierra, pero al ser de gases tóxicos y coloridos, podemos ver sus distintas formas.



Si el aire que respiramos no fuera transparente y pudiésemos ver sus movimientos nos quedaríamos asombrados por la brutalidad de sus corrientes, y seguro que más de uno dejaría de practicar deportes aéreos.
Estas corrientes de chorro se originan por el cambio brusco de temperaturas en las capas atmosféricas en la frontera de dos células convectivas. El aire ascendente o descendente produce un fuerte cambio de presión el cual genera un movimiento de aire (ascendente o descendente) en la frontera y a lo largo de todo el perímetro terrestre. Por el efecto Coreolis que se debe al giro de la tierra, el movimiento de estas corrientes de aire empiezan a girar hasta alcanzar las velocidades del Jet Stream. Si el chorro se mueve cambiando de latitud, es tal su fuerza que arrastra la masa de aire frío de la célula polar y también empuja la masa de aire caliente de la célula de Ferrel. En tierra lo notamos como un cambio brusco de las temperaturas y con la aparición de un frente  o una depresión.
Las corrientes de chorro funcionan un poco como los meandros de los ríos, que se agrandan o reducen su anchura. Cuando se hacen más estrechos aumentan la presión produciendo una zona anticiclónica que llamamos de ‘convergencia’ en ese ‘meandro’ del río aéreo, con tendencia de descenso de la masa de aire. Por el contrario su ensanchamiento conocido como una ‘divergencia’ produce una zona de depresión que adsorbe el aire hacia las capas altas.
El aire que sube en la depresión a su vez empezará a girar por la fuerza de Coreolis, deformando poco a poco la frontera lineal que hasta entonces, definía esa zona del Jet Stream. En la frontera que separa dos células convectivas, se enfrentan dos láminas de aire formando lo que se llama frente estacionario. La lámina de aire frío se encuentra siempre en la parte norte y otra caliente al Sur.
Alrededor del punto de mínima presión, es decir en la zona de máxima divergencia, el frente plano se irá plegando hasta formar la típica borrasca con su frente frío y frente caliente. Arrastrado por el movimiento general del JetStream la borrasca se desplazará poco a poco hacia el Este a una velocidad media de unos 40 nudos.







Fuente : Agradecimiento a © Copyright 2007    Fondear, S.L.







No hay comentarios:

Publicar un comentario